Celebrando las graduaciones de nuestros Pepitos/as

Termina otro año de actividades en el PEPE, los pequeños llevan en la mente nuevos conocimientos que son la base para la siguiente etapa escolar, sin olvidar las muchas experiencias compartidas con sus compañeros, impregnados de amor y cariño de los misioneros-educadores.

Pero, ¿qué significa para nosotros en el PEPE ver graduarse a los niños/as?

“Significa que todo el esfuerzo, trabajo, amor y dedicación colocados al cuidado de los niños/as no es en vano, porque ha contribuido para su desarrollo integral. Y lo más importante es que la semilla del evangelio de nuestro Señor Jesucristo fue plantada en sus vidas. ” Lizeth Detrinidad – Nicaragua

En Nicaragua se graduaron 173 niños/as, uno de ellos es Kendall Martínez, que se destacó por su entusiasmo al recibir las clases y sobre todo las historias de la Biblia. Kendall es un niño muy querido por la familia, compañeros y misioneros-educadores, y todos los domingos le gusta ir a la escuela bíblica con su mamá, quien conoció al Señor por medio del niño y del PEPE. Ahora que Kendall se graduó, él y su mamá agradecen a Dios por haber alcanzado el primer objetivo de sus estudios y por tener a Dios en sus corazones.

Desde Honduras, recibimos la buena noticia de la graduación de 77 niños y niñas que aprendieron a resistir y superar las adversidades. Esta es la historia de Yuliana Ayala, de 6 años, quien, viniendo de un hogar desestructurado, lucha con el dolor de no tener a su familia unida. Su familia vive en la pobreza, no tiene casa propia y tiene que mudarse de un lugar a otro constantemente. Muchas veces, ella tiene que recorrer largas distancias para estar en la unidad. Sin embargo, es una chica muy activa y diligente. Yuliana se enfermó un poco antes de terminar las actividades en el PEPE. Después de varias visitas al médico, ella fue diagnosticada con anemia severa, junto con otros problemas de salud. Comenzó un tratamiento y ahora se está recuperando, pero eso no le impidió completar el año y graduarse, porque tuvo el total apoyo de las misioneras-educadoras.

Otro país que culmina actividades es El Salvador, donde 110 niños/as se han graduado. ¡Que alegría ver familias y comunidades beneficiadas y restauradas a través del PEPE! El PEPE Bethel, localizado en Chalchuapa, es pastoreado por una pareja joven que desea impactar la comunidad con el poder transformador de Jesús. A principios de este año, decidieron implementar el proyecto PEPE. Por tratarse de una comunidad muy necesitada económica y espiritualmente, los pastores afirman que el PEPE se ha convertido en una gran bendición y contribuye para una renovación espiritual, tanto en la iglesia como en la comunidad. La implementación del PEPE también significó nutrición para los niños/as, gracias a los alimentos recibidos con el apoyo de Convoy of Hope, para una mejor salud nutricional de los niños/as.

Pero, ¿qué significa para nosotros en el PEPE ver graduarse a los niños/as?

“Ver a los niños/as felices en sus ropas de graduación, desfilando para la entrega de sus diplomas, genera en nosotros, como PEPE, sentimientos de alegría, satisfacción y gratitud a Dios, a la JMM, al PEPE Internacional y a todos los que trabajamos para dar nuevas esperanzas a millares de niños/as. También representa un desafío seguir moldeándolos de forma integral en la nueva etapa escolar que están emprendiendo. ¡Conmemoramos este gran éxito con mucha alegría! ” Verónica Torrento – El Salvador.

Este año estamos dando la bienvenida a nuevos niños/as que Dios nos está enviando para cuidar, amar, respetar y enseñar! ¡Que nuestros corazones permanezcan dispuestos a servir al Dios que ama a los niños!

Gladys Ortiz
Coordinadora regional PEPE América Central, Norte y Caribe.

Traducido por: Loady Raquel González Salinas